,

Conocimiento vs Sabiduría

Hace más de mil años un poeta sufí decía del sufismo que era un sabor, porque su objeto y su fin podrían definirse como una sabiduría adquirida directamente de verdades trascendentes, más comparables con las experiencias de los sentidos que con el conocimiento que procede de la mente.

“¿Dónde está la sabiduría que perdimos con el conocimiento?”, anotaría para el caso un poeta de Occidente.

A menudo oímos hablar de la meditación, escuchamos hablar de la sabiduría, escuchamos hablar del conocimiento. Pero, en realidad, ¿cuál es el efecto, cuál es el uso de la sabiduría o el conocimiento?

Hay una clara diferencia entre sabiduría y conocimiento.  Experimentamos un momento de profunda comprensión y exclamamos: “¡Ahh! ¡eso es!”, momento sublime que en Coaching le llamamos “insight”.  Más luego pensamos: “Pero, ¿cómo fue que sucedió?” y quizá más tarde trataremos de explicar a otros cómo fue, o más atrevido aún: diseñaremos una ‘receta’ para que otros puedan llegar a dicha comprensión.  La experiencia de comprender es sabiduría, más tratar de entender esa experiencia, racionalizarla y expresarla en palabras, es conocimiento.

Todos tenemos conocimiento. Todos podemos expresar una serie de ideas lejanas. Pero si la sabiduría no precede al saber, el conocimiento es de segunda mano, la comprensión es ajena y por lo tanto carece de profundidad.  Esta es la razón por la cual dos personas pueden usar el mismo lenguaje para expresar una idea, pero la palabra de uno penetrará profundamente en nuestros corazones mientras que la del otro no hará más que rebotar en la mente.

El poder de la experiencia detrás de la palabra, el Ser que respalda el conocimiento, es la sabiduría.

Ahora bien, el fundamento del Coaching está en que cada persona alberga en su interior su propia fuente de sabiduría,  por ello Coaching de Sabiduría aparece en escena para honrar precisamente ese fundamento y aplicarlo.

Un Coach de Sabiduría se distingue porque se desapega totalmente de su rol como Coach reconociendo en su interlocutor (su coachee) a un valioso maestro, ya que al apoyarlo a descubrir su fuente de sabiduría, el mismo Coach conecta con la suya, y se da cuenta entonces de la gran paradoja: que a pesar de tener cada uno una fuente propia de sabiduría, en últimas es la misma para ambos, y para todos, pues todos somos uno.  ¡Y lograr experimentar la Unidad a través del coaching, es sabiduría!

He aquí pues, la invitación a todo aquél que se sienta listo para dejar de caminar con el peso del conocimiento y se atreva a volar con las alas de su propia sabiduría –> http://plap.co/pecs

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*