, , , ,

El cuento del Halcón que no quería volar

halcon-se-para-en-la-rama

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasados unos meses, el instructor le comunicó que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que no sabía que le sucedía al otro: no se había movido de la rama desde el día de su llegada al palacio, e incluso había que llevarle la comida hasta allí.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores de todo tipo para
que hicieran volar al halcón que le habían regalado, y que por alguna razón desconocida no quería volar. Después de muchos intentos, nadie lo logró. Publicó finalmente un edicto entre sus súbditos explicando lo que necesitaba.

A la mañana siguiente, vio al halcón sobrevolando ágilmente sobre los jardines.

– Traedme al autor de ese milagro, dijo.

Enseguida le presentaron a un campesino ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago, acaso?

El hombrecito sólo explicó:

– No fue difícil, su Alteza: sólo corté la rama. El pájaro se dio cuenta, comprendió que tenía alas y se largó a volar.

 

Autor Anónimo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*